Jorge Cueva “Mr. Tempo”, construye su propia cima

Un latino de espíritu aventurero que apostó por su verdadero sueño, aún por encima y en contra de los comentarios negativos y de las críticas

0
59
El antiguo edificio de la Fábrica de Azúcar se convirtió en uno de sus novedosos conceptos de restaurante, Mr. Tempo Cantina y su exclusivo Sports Bar. Foto Jeanette Sánchez

SAN DIEGO.- Consolidado como uno de los latinos más exitosos del país en el sector restaurantero el empresario Jorge Cueva, conocido como Mr. Tempo, compartió en entrevista algunas de las experiencias que forjaron su historia, así como algunos secretos que lo han colocado entre las mentes latinas líderes.

Al igual que muchos inmigrantes, Jorge tuvo que salir de Guadalajara en busca de una mejor vida, con muchas ganas de lograr el sueño americano y, por algunos años, lo hizo bien, trabajó en mantenimiento, en centros comerciales, como lavaplatos, bartender, cocinero, manager y, poco a poco, descubrió su fascinación por la industria restaurantera.

Revolucionar uno de los conceptos más tradicionalistas de la industria restaurantera no fue tarea fácil para el empresario de origen tapatío Jorge Cueva, quien se atrevió a desafiar la arraigada imagen que por siglos ha rodeado a los restaurantes de comida mexicana y apostar por una nueva visión tanto en el servicio como en el concepto creativo.

Llegado el momento, su espíritu aventurero lo llevó a apostar por él mismo, por su verdadero sueño, aún por encima y en contra de los comentarios negativos y las críticas que gente ajena y cercana le expresaban.

Cueva ha sido propietario del restaurante King and Queen en Little Italy durante los últimos 6 años y, más recientemente, se hizo cargo del antiguo edificio de la Fábrica de Azúcar y lo convirtió en uno de sus novedosos conceptos de restaurante, Mr. Tempo Cantina y su exclusivo Sports Bar, que se suman a sus restaurantes más exclusivos en el Sur de California: King & Queen Cantina, Mr. Tempo y Tempo Cantina, rebasando la docena de ubicaciones y empleando a más de 1200 colaboradores, lo que  representa un impacto económico significativo que empodera a las familias trabajadoras.

Aunado a sus ganas de innovar y alcanzar el éxito, Cueva no deja de lado fomentar el altruismo y lo hace con el ejemplo al ser benefactor de diversas causas y organizador de actividades especiales y de recaudación de fondos para la niñez necesitada.

Su filosofía, retos, sueños y decretos son asuntos que tiene presentes cada día y que le permiten no perderse en el camino. 

La esquina latina más grande de SD

La visión de convertir un antiguo edificio del centro de San Diego en un espacio donde la comunidad latina se viera reflejada, lo llevó a vivir una de sus más grandes experiencias como empresario e inversionista.

“Este concepto fue ‘de pura chiripa’, como decimos en México se dio sola la idea de promocionar lo latino”.

“Hace unos 10 meses empecé a trabajar en la visión de convertir esta esquina en la zona latina más grande de San Diego. Creo mucho en la Ley de la Atracción, cuando lo dices, cuando lo invocas, lo decretas y se hace realidad. Ahorita es la esquina latina más grande de San Diego”, refirió.

Lucha y persistencia son sus aliados

Para Jorge no hay día sin lucha, ni día sin persistencia, él busca generar las oportunidades que potencialicen el talento y las aptitudes de sus colaboradores y socios.

“Mi meta es empoderar a los latinos en este país. Pero he aprendido que no lo haré sólo, cada quien debe hacer lo suyo. Queremos las cosas muy fáciles, si no nos funciona algo en una semana o un mes ya nos queremos dar por vencidos; yo tengo 30 años haciendo esto, y 20 de ellos picando piedra, batallando, viviendo cheque por cheque, con días en los que no tenía dinero ni para comer. El secreto es trabajar, este país tiene muchísimas oportunidades”.

Más creatividad, menos estigmas

Cueva recuerda que tuvo que luchar contra los estigmas que se han creado en torno a la gente de Jalisco, un estado ligado a la imagen del mariachi, del tequila, con una sociedad muy tradicionalista.

Encasillarse con estos conceptos no fue nunca su idea, Cueva exploró nuevas alternativas y generó conceptos con los que, al paso del tiempo, crearía su propio estilo y atraería a un público diferente.

“Abrí mi primer restaurante en 1997-98 y en esa época todos los restaurantes de cocina mexicana tocaban mariachis. Yo lo quise hacer diferente y la gente me decía que estaba loco. Para el 2010 abrí con el concepto Tempo bajo esa misma ideología y mira ahora; esa gente que me decía que estaba loco ahora me imita”.

“Empezó a llegar la gente correcta, la que buscaba lo que yo ofrecía y mira ahora, se hizo todo un fenómeno, tengo mi propio concepto. Estoy orgulloso”.

Va por lo #MásChingón

Entre varios proyectos que tiene decretados a corto y mediano plazo, Cueva está concentrado en el lanzamiento de una línea de licores exclusivos que se llama #MásChingón.

“Vamos a ser la primera compañía latina que tiene todos los destilados desde coñac, gin, ron, tequila, vodka, mezcal; vamos a surtir a todo el país: casinos, restaurantes, bares. Mi meta es introducir la línea completa de #MásChingón”.

“Estoy asociado con una de las empresas más importantes en el ramo para crear esta línea. Voy por socios como Ice Cube, Van Damme, Pitbull, Maluma, quiero crear una empresa con puros latinos famosos”.

Contra las críticas y el desaliento

Comprometido con sus ideales y convencido de que el éxito no llega solo, Jorge tiene puesta su lealtad hacía él mismo y hacia quienes le aportan a su vida y a sus proyectos.

Mi compromiso es seguir siendo leal a mí mismo, seguir actuando según lo que creo y lo hago con acciones. Quiero dejar un legado y lo estoy construyendo cada día. Todos podemos lograr nuestros sueños, si lo decretas, si trabajas por tus objetivos. El éxito llega para todos”.