Además de ser un gran placer, dormir bien tiene efectos muy positivos en nuestro organismo. Estos son los 6 que los especialistas consideran más beneficiosos.

Obtener al menos siete horas de descanso de calidad cada noche es esencial para una salud óptima. La falta de sueño puede afectar de manera negativa tu estado de ánimo y tem-peramento, así como tu capacidad para concentrarte en las tareas diarias.
Si bien un pequeño porcenta-je de la población no tiene ningún problema ni impedimento por dor-mir poco, es algo increíblemente raro. Casi la mitad de la población no duerme lo sufi ciente: el 40% de las personas duerme menos de 7 a 9 horas recomendadas por noche (los adolescentes y los niños necesitan aún más horas de sueño).

- Advertisement -

Te hace feliz

Dormir poco te arruina el día y lo sabes. Los estudios también lo han plasmado así. Así, por ejemplo, un estudio notable publicado en la revista Science, realizó un seguimiento a 909 mujeres trabajadoras. Dormir mal una sola noche afectó su felicidad tanto como una fecha límite para entregar un trabajo y tuvo un impacto aún mayor en el estado de ánimo que las diferencias de ingresos signifi cati-vas en el grupo de participantes.

Reparación física

Durante el sueño profundo el cuerpo prácticamente bloquea todos sus senti-dos. Cae la frecuencia cardíaca, bajan el ritmo respiratorio y la presión arterial disminuyen y se libera la hormona del crecimiento. Esta hormona es la responsable de organizar la reparación de los tejidos dañados a lo largo del día. Es la razón por la que tras una noche de sueño reparador las heridas mejoran y se reduce el cansancio.

Protege tu corazón

Existen varios estudios que avalan la teoría de que las personas con falta
de sueño continuo (insomnio) tienen tres veces más posibilidades de sufrir una insufi ciencia cardíaca que los que duermen bien a diario. Una de las investiga-ciones encontró que el insomnio aumentaba los niveles en sangre de las hormonas del estrés. Esto a su vez incrementaba la tensión arterial, la frecuencia cardiaca y también el colesterol, todos ellos factores de riesgo para nuestra salud cardiovascular.

Incrementa la creatividad

Según la Fundación Española del Corazón, cuando el cerebro está descansado y la pro-ducción de hormonas es equilibrada, nuestra memoria funciona mucho más efi cientemente; esta circunstancia provoca que nuestra imaginación se dispare y nos vuelva más creativos.

Mejora el sistema inmunológico

Las personas que duermen menos de siete horas al día son tres veces más propensas a resfriarse que las que duermen ocho horas más. Así, no dormir lo suficiente debilita nuestro sistema inmunológico y dormir bien lo impulsa. Todo esto ocurre porque durante el tiempo de sueño el sistema inmunitario aprovecha para regenerarse y así poder luchar con eficacia contra las toxinas y los gérmenes.

Ayuda a perder peso

Múltiples estudios han mostrado que las personas que duermen menos son más propensas a ser obesas. Un estudio que siguió a 500 personas durante 13 años encontró que las personas que habitualmente dormían menos de 7 horas por noche tenían 7.5 veces más probabilidades de tener sobrepeso. Los investigadores creen que esto se debe principalmente a los cambios hormonales causados por la falta de sueño: no dormir lo suficiente estimula el apetito.

10 ALIMENTOS
EN LA CENA QUE
TE AYUDARÁN A
DORMIR BIEN

  • Leche: Considerada popular-mente como un remedio natural contra el insomnio, una taza de leche tibia es el broche perfecto a la jornada si quieres dormir bien
  • Cerezas: Esta dulce y jugosa fruta constituye
    una fuente natural de melatonina, que además
    de contribuir a mejorar tus hábitos de sueño, protegen
    el corazón y estimulan la circulación.
  • Miel: Una cucharadita a la taza de leche te ayudará a dormir. La glucosa
    que produce en el cerebro el efecto de disminuir la función de la orexina, una sustancia relacionada con la vigilia.
  • Avena: Es fundamental para tu sistema cardiovascular y estimula la producción de melatonina, ayudándote a conciliar el sueño.
  • Banana: Su contenido en magnesio y potasio, sustancias que actúan como relajan-tes musculares.
  • Carne de pollo o pavo: Son ideales para cenar ligero y garantizarte un sueño espléndido.
  • Pan integral, arroz y pasta: Favorecen el sueño porque potencian la utilización de triptófano para la segrega-ción de serotonina y melatonina.
  • Nueces y almendras: Debido a que contienen triptófano y magnesio, estos frutos secos tienen la capacidad para inducirte a un sueño reparador.
  • Infusiones de hierbas: Tés como el de manzanilla, melisa, lavanda, pasifl ora, tilo o limón se caracterizan por sus propiedades relajantes y sedantes que ayudan a que tu organismo alcance el sueño más rápido y obtenga un mejor descanso.