Cada vez que quiere un cambio en la casa, la mayoría de la gente piensa enseguida en un nuevo mueble, una lámpara llamativa, incluso una refacción. Y en ese camino se olvida a veces de una herramienta mucho más eficaz y potente; algo que sin ocupar espacio, expresa como nada: el color. Es que el color -literalmente- hace magia. Abre nuevos protagonismos. Crea climas. De ahí que la renovación de la paleta Colo-res Living de Colorín es un verdadero su-ceso para interioristas y aficionados: por-que aporta una serie de tonos impactantes y de vanguardia en un producto dotado con la calidad de siempre.
Se trata de una colección de tonos ya preparados listos para usar, tanto para interiores como para exteriores. Pero no son estos unos simples colores elegidos de una paleta al azar sino verdaderas tonalidades de tendencia, como el alegre manzana capaz de mudar un jardín al dormitorio, o el contem- poráneo granada, un tono que le sienta bien a casi cualquier estilo de fachada.
En el segmento interior hablamos de un látex premium de aspecto mate aterciopelado y muy buena nivelación que proporciona un recubrimiento uniforme, de alto poder cubritivo y rápido secado, lo que permite volver a habitar enseguida las habitaciones pintadas. De excelente lavabilidad y fácil aplicación, los nuevos tonos incluyen el mencionado manzana además de vainilla, eucaliptus, arrecife, guinda y hematita, que se suman a los ya clásicos cebada, guaraná, ceibo, rosa mosqueta, sauco, arándano, ciboulette, ciprés y avellana.
El color vainilla ilumina el cemento y se lleva fantásticamente con la madera rubia, el cuero claro, el blanco y el negro. El eucaliptus otra de las nuevas incorporaciones- resulta ideal para un cuarto infantil en el que tranquilamente podría contribuir a destacar un conjunto de muebles blancos.
Si hablamos de exteriores, la línea de Colores de Living Impermeabilizante presenta alta resistencia a los factores climáticos y a la luz solar, evitando la decoloración de la pin-tura aplicada. De excelente poder cubritivo (aun en los tonos más intensos), fácil aplicación y buena lavabilidad, ofrece dos beneficios diferenciales: el llamado “efecto perla” (no permite que el agua de lluvia penetre en la pared); y la “transpirabilidad”, por la cual no forma película y no sella los poros de la superficie, lo que facilita la salida de humedad en forma de vapor de agua (igual que si las paredes “respiraran”).
Maracuyá, calabaza, lapacho, granada, uva, no me olvides, trufa, macadamia y oliva conforman la paleta para exteriores , tonos que llaman la atención sobre sí mismos sin dejar de asociarse en armonía con diferentes tipos de superficies.
Decorar con color -queda claro- es perfectamente posible. La clave pasa por no tener miedo, pensar en términos de “generar atmósferas”, atreverse a experimentar. Después de todo la decoración nunca podría ser tan apasionante si no tuviera, también, su cuota de impredecibilidad. Anímate!

- Advertisement -