El Divorcio…

Cuando por distintas razones una persona se separa de su pareja al haberse roto una relación después de determinado tiempo, y ya sea que existan o no lazos legales invariablemente habrá una crisis. Y cuando el divorcio es parte de la separación puede convertirse en una tortura que dure años; difícilmente se puede ser inmune a un evento de esta naturaleza, salvo que se sea en extremo egoísta. De acuerdo a la psicología, el periodo que precede a la separación se le denominada duelo, el cual puede durar uno, dos años o más para sanarse. A dicho proceso se le define como duelo al considerarse que algo murió, por lo que se le equipara a vivir un periodo de luto por el que un alto porcentaje de personas ya separadas tienen que peregrinar. Por lo tanto, dentro de los parámetros de la psicología, el dolor por la relación truncada deberá irse sanando paulatinamente. Puede resultar más complicado cuando hay hijos involucrados. 

- Advertisement -

Casi toda separación, ya sea forzada o voluntaria suele ser dolorosa, tal vez más para unos que para otras. ¿Pero acaso es necesario recorrer esa extensa y tortuosa catarsis de purificación y liberación de forma tan desgastante? 

A través de sondear el inconsciente la terapia hipnótica permite reactivar y redefinir con toda precisión, el dolor e infelicidad que se encuentren anidados en esas personas y así poder procesarlo y sacarlo: trátese de odio, ira, tristeza, dolor o miedo, de culpas y remordimientos, y del inevitable vacío que quedará al terminar esa relación. La frustración e impotencia suelen ser parte de todo ese confuso enredijo que avasalla y que innecesariamente suele extenderse durante días, semanas, meses y años creando ese vacío y haciendo sufrir a esas personas más allá de lo que debería de ser. 

A través de la terapia hipnótica, al hurgar en el inconsciente unas cuentas sesiones bastan para eliminar de raíz ese duelo. Durante esa primera sesión se aglutina toda la energía negativa que se haya activado y acumulado durante la relación, desde el mismo noviazgo hasta la escena más reciente, la cual incluso pudo haberse dado ya estando físicamente separados. Digo físicamente separados, cuando emocionalmente aún no se han dejado ya que se siguen cargando desgastándose inútilmente. En ocasiones pueden pasar más años de los que imaginan y aun seguir ligados negativamente por el apego obsesivo. 

Esta técnica consiste en hacer un ordenado inventario de todo lo negativo que se dio durante la relación, pero no a nivel consciente, ya que esto requeriría de mucho tiempo e innecesario desgaste. Simplemente, durante la sesión o sesiones de terapia se reactiva en el mismo inconsciente los recuerdos negativos, reavivando y despertando la energía que está hecha de esas memorias, escenas y eventos que sucedieron durante la relación. La energía que resulta de esta catarsis se concentra en una sola fuente que finalmente es lo que está afectando emocionalmente a esas personas, inclusive en riesgo de enfermarse físicamente. La activación de toda esta energía puede resultarle doloroso a quien lo viva, pero es la mejor manera para definitivamente desecharla durante dicha sesión. A quien viva este proceso le permitirá liberarse en un muy corto tiempo del llamado duelo, tiempo que puede variar de una a tres sesione máximo.

No es necesario pasar por todo ese largo y sufrido calvario llamado duelo, cuando a través de este método se puede ir directamente y sin tanto preámbulo al meollo en cuestión, alcanzando con inusitada rapidez el objetivo tan anhelado, “libertad”.

No puede haber libertad si no hay perdón, y no puede haber perdón si no se tienen los elementos emocionales negativos a perdonar, los cuales en su totalidad se encuentran almacenados en el inconsciente al cual solo se puede acceder y recorrer en su totalidad a través de un estado alterado de conciencia.

Como podemos pretender vivir y ser felices en el presente, si nuestros actos están condicionados desde el pasado, desde nuestra infancia.

hipnoterapiamx@yahoo.com

619-262-4267

619-865-0537