El alcalde de San Diego Kevin Faulconer reconoció el trabajo binacional que está tijuanense ha realizado por el desarrollo de la región 

No todos tienen un día con su nombre y mucho menos fuera de su país. Olivia Maldonado ha recibido esa distinción de parte de la ciudad de San Diego, que declaró el 4 de octubre como el Día de Olivia Maldonado.

Sus méritos para obtener dicho reconocimiento no son pocos: durante 15 años ha sido una pieza clave en las relaciones binacionales entre San Diego y Tijuana, una región que conoce como la palma de su mano, y que entiende como pocos su carácter fronterizo, bilingüe, y bicultural.

Su historia es parecida a la de muchos fronterizos que transitan entre los dos mundos.

En su caso, Maldonado supo desde que tuvo uso de razón que su vida la dedicaría al servicio de la ciudad de Tijuana, el lugar en el que nació y en donde se convirtió en lo que es ahora, una experta en las relaciones binacionales.

Olivia Maldonado, trabajó 30 años en el gobierno municipal de la ciudad de Tijuana.

Su padre originario de Zacatecas, México y su madre del municipio de Ensenada llegaron muy jóvenes a esa ciudad, y como muchas otras familias se establecieron en esta región fronteriza. Maldonado es una de cuatro hermanos, todos, asegura, con un gran amor a Tijuana.

“Antes Tijuana era una ciudad muy chica, nos trasladábamos a Chula Vista con mucha facilidad y todos nos conocíamos”, recuerda Maldonado.

Ese profundo conocimiento de la dinámica de la región en su conjunto con el tiempo se convertiría en su gran pasión: las relaciones binacionales.

Maldonado relata que su padre, -médico de profesión- y su madre -servidora pública- siempre mantuvieron a ella y a sus hermanos muy involucrados en todo lo que ellos hacían.

Una carrera en ascenso

A muy corta edad y todavía estudiando, Maldonado comenzó a trabajar en la biblioteca municipal de Tijuana, donde tuvo la oportunidad de aprender constantemente gracias a los movimientos políticos que ocurrían con mucha frecuencia y que motivaban que cambiara de departamento. “Ahora, visto a lo lejos me doy cuenta que toda esa experiencia me ha servido siempre en las actividades que he desarrollado a lo largo de mi carrera”, dice Maldonado.

“Estaba en la prepa cuando mi mamá me dijo: ‘el lunes vas a comenzar a trabajar’, comencé trabajando medio tiempo, y como era muy curiosa en cuanto dominaba una tarea me cambiaba de departamento para así aprender más”.

“Puedo decir que eso me dio orden y estructura. Aprendí desde deportes, hasta preparar una agenda  minuto a minuto. Todo es aprendizaje, recorrí distintas direcciones, duré 30 años en el gobierno, pero fue en los últimos 15 que comencé a involucrarme en los asuntos binacionales”, dice Maldonado.

Reconocida por las autoridades binacionales por su trabajo y dedicación. En la fotografía Olivia Maldonado con el alcalde de San Diego, Kevin Faulconer.

“A través del Departamento de Vinculación Fronteriza comencé a trabajar con autoridades de San Diego en temas diplomáticos y fronterizos. Tuvimos la oportunidad de hacer el enlace y vinculación con distintas ciudades”, dice Maldonado.

Trabajar en temas binacionales en una región tan compleja como esta requiere talentos especiales. Maldonado recuerda, por ejemplo….

Maldonado explica que los 225,000 millones de dólares que se generan entre San Diego y Tijuana hablan de la conexión económica que existe entre las dos ciudades además de la conexión cultural que también se ha venido trabajando desde hace ya muchos años.

Un nuevo comienzo

Con la experiencia que la respalda Maldonado, después de 30 años de servicio público en Tijuana, se despidió del gobierno municipal hace apenas unos meses y se despidió con el mejor de los reconocimientos: La cónsul general de Estados Unidos en Tijuana le entregó la proclamación con su nombre en la que oficialmente queda instituido el 4 de octubre como el día de Olivia Maldonado.

Como consultora sigue asesorando a empresas y dando asesoría política en relaciones públicas con Estados Unidos. Es importante que las empresas conozcan la cultura de cómo piensan en Estados Unidos, de esta forma se relacionarán de una mejor forma”, explica Maldonado.

 Además de asesoría la experta también ofrece conferencias en distintos congresos de México y por si fuera poco empujada por su espíritu emprendedor, se ha unido al Colectivo las Ferias, donde un grupo de madres con hijos autistas, se han unido para juntas vender diferentes tipos de mercancías. En su caso ella tiene un espacio en el que ofrece lentes de aumento con cristales de Swarovski.

Con su historia Maldonado nos muestra que cuando se quiere, no hay ni una frontera que pueda detener el talento y la inteligencia.