Si existe una gran verdad en la industria de la moda es que las tendencias aceleran el consumo: gracias a esas nuevas corrientes se generan nuevos deseos que, en muchas ocasiones, culminan en nuevas adquisiciones. Pero puede, solo puede, que no todas esas nuevas prendas, siluetas o colores merezcan una gran inversión. Porque hay tendencias que duran lo mismo que un verano y otras que, sencillamente, es mejor dejar pasar de largo. Ahora bien, tratándose del color camel –una de las gamas cromáticas que estará más en boga en la próxima primavera 2019– es entonces cuando estamos hablando de prendas y accesorios destinados a durar en nuestro armario durante mucho tiempo.

Pantalones chinos o de pinzas

Otra cosa que viene de Japón son los pantalones chinos o de pinzas, pero de silueta holgada.   Mientras que en el ‘street style’ la directora de moda de Vogue Ucrania, Julie Pelipas, y la editora de moda asociada del Financial Times, Jo Ellison, han sido las que han mostrado su lado más versátil, la diseñadora Phoebe Philo fue la que les dio aire intelectual y nuevas dimensiones en su última colección para Celine. ¿Otra referencia para demostrar que la inversión merecerá la pena? El estilo preppy universitario se acerca. Los pantalones de pinzas de silueta culotte de Marni que te proponemos son perfectos para iniciarse en esta prenda: son anchos por abajo, pero siguen marcando la silueta.

Sandalias de tiras

Fue el pasado mes de agosto cuando nos tocó familiarizarnos con un par de términos que venían a significar lo mismo: ‘barely-there sandals’ o ‘naked sandals’. Es decir, sandalias con tiras tan finas preferiblemente blancas o de color nude– que parecen casi inexistentes cuando se visualizan sobre el empeine.  Una suerte de tendencia estival cuyo origen estaría en el modelo Bare de The Row, la firma de las hermanas Olsen, y que, dada su sencillez, estaba destinada a durar varias temporadas. Disponibles en varios colores, las de color camel de Pernille Teisbaek reúnen dos grandes tendencias en un solo accesorio con vocación de clásico. Si estás buscando un par en el que invertir, también puedes echar un vistazo a los zapatos de la marca de origen búlgaro byFAR o a los de la neoyorquina Mansur Gavriel.

Gabardina

Estuvieron en todas partes el otoño pasado y aquí es donde demuestran su gran virtud: las gabardinas no pasan de moda, así que, si ya hiciste la inversión en su momento, enhorabuena.   Si no, tranquila, aún estás a tiempo de hacerte con una que cumpla con tus expectativas. Apostamos por las de tamaño oversize y un poco masculinas, con cinturón o sin él, pero sin demasiados adornos y con algo que las haga diferentes como la capucha del trench que ha diseñado Christophe Lemaire para Uniqlo. En resumen, la clase de gabardina camel que llevaría un japonés.

Jersey de cashmere 

Ni tonalidades chillonas, ni volúmenes inesperados, ni apliques o decoraciones. Los sueteres de líneas sencillas y colores neutros no suelen distraernos de su verdadera esencia: o son de buena calidad o no lo son.   De ahí que, si estás pensando en hacerte de un sueter de color camel para los próximos meses, lo mejor que puedes hacer es pensar a largo plazo e invertir en una pieza de cashmere, angora o lana virgen. Aprovecha el final de las rebajas para hacerte con uno tan básico y apetecible como este de Sandro con el logo bordado. Llevarlo con una gabardina de color beige a lo Jeanne Damas es casi obligatorio.