Fanny Miller tiene mucho que Celebrar, y esta edición dedicada a Celebrando Latinas 2018- Vive tu Sueño! es el lugar perfecto para hacer honor a este gran logro! Como Directora Ejecutiva del Periódico El Latino, Fanny y su gran equipo que la han seguido a través de las décadas, nos pasean por un divertido paseo al pasado, con una gran visión para el futuro de esta publicación dedicada 100% a la comunidad Hispana de San Diego.

El periódico El Latino se fundó el 5 de mayo de 1988, una fecha en la que comúnmente se celebra la cultura mexicana en Estados Unidos- un preámbulo verdaderamente especial ya que el periódico tiene muy definida su misión: informar, educar y entretener al lector hispano de San Diego en su idioma. El periódico fue creado por Fanny Miller y varios socios que lanzaron este proyecto donde Fanny comenzó en ventas y cada quien tenía a su cargo diferentes aspectos de las operaciones. A los pocos años los socios pensaron en vender o deshacer el negocio pero Fanny, a su joven edad, decidió comprar las acciones de los otros socios y mantener la publicación. Un riesgo que pocas personas en general se atreven a tomar, menos aún una joven Colombiana sin estudios ni mayores recursos; pero lo que sí tenía era un gran sueño y una determinación inquebrantable.

En sus inicios el semanario se publicaba en blanco y negro, sus oficinas se ubicaban en Oceanside y su distribución cubría, como al día de hoy, todo el condado de San Diego. En 1988 la comunidad hispana de esta región estaba compuesta principalmente por inmigrantes trabajadores del campo y la industria hospitalaria y, aunque aún existen estas comunidades, al dia de hoy los Hispanos en San Diego representan todas las industrias incluyendo el campo médico, legal, educativo y de negocios así como puestos de gobierno como lo son la seguridad pública y los puestos políticos que gobiernan localmente, a nivel estatal e incluso federal. Sin duda alguna San Diego ha cambiado mucho desde 1988, y ahí observando y acompañando a nuestras familias hispanas a cada paso de este gran crecimiento ha estado presente el periódico El Latino. En 1994 el periódico ya se imprimía a color y su fisonomía representaba un periódico más maduro, con géneros periodísticos definidos, trabajo de investigación con sus respectivas infografías y estadísticas. Sus noticias demostraban mayor sustancia y mejor captura con fotografías más relevantes y definidas.

San Diego Photography at Hilton San DIego Bayfront

Desde un principio Fanny tenía muy claro que el éxito del periódico se basaba en un valor único, el enfoque absoluto en la comunidad local. Aún hoy se puede notar que las noticias de El Latino raramente cubren noticias internacionales, y las noticias nacionales que se reportan son en directa referencia a los intereses del lector- y ese ha sido en realidad el compromiso primordial de Fanny Miller a pesar de todo aquel que le contradice. Su personalidad extremadamente práctica, junto con una intuición innata en cuanto al periodismo, la ha hecho destacarse en la comunidad y recibir premios y galardones incontables, incluyendo reconocimientos de organizaciones de gran prestigio tales como el National Football League (NFL) y la National Association of Hispanic Publications, en la cual actualmente funge como Presidente de su Mesa Directiva.

Es muy grato ver que a través de los años no solo sus lectores le han sido fiel a El Latino, también varios miembros de su equipo original aún permanecen en su órbita de alguna manera. Uno de ellos, el reportero Horacio Rentería quien se ha convertido en un órgano vital del semanario. Su voz llena cada semana las notas que informan a nuestra gente y las lleva al lugar y al momento de cada acontecimiento. El comenzó su jornada con el periódico en el año 2000 justo al empezar el milenio y su labor conlleva más de una década de compromiso. Nos comparte de manera cálida la evolución que ha surgido en su carrera a base de trabajar con Fanny Miller, a quien admira por su intuición y determinación. Con una carrera en el periodismo mexicano que incluye publicaciones de prestigio tales como El Mexicano y Frontera entre muchos otros, nos revela que su mayor satisfacción ha sido la de tener la libertad de experimentar y crear la nota que impacta, que cautiva, que informa y que principalmente le es útil al lector. Esta libertad se la atribuye a Fanny Miller, quien deposita su confianza en él y esto lo motiva a seguir evolucionando como reportero y editor, una responsabilidad que acepta de todo corazón.

Es muy claro ver que con la fuerza y visión de esta pequeña gran mujer el futuro de El Latino promete grandes avances en el periodismo el cual está pasando por una transformación cultural e histórica. Creo que podemos esperar tal vez un replanteamiento de estructura, tecnología y un enfoque fresco en la juventud.

Los Latinos de hoy siguen abriendo paso en nuestra comunidad y han ganado gran poder, no solo en el frente político donde ya empiezan a dejar huella, sino en el ámbito del consumo y las inversiones; y pueden estar seguras de que El Latino seguirá como desde su primer día, observando y acompañando a las nuevas familias hispanas a cada paso de su crecimiento.