Bogotá, capital de Colombia, una ciudad cuyo lema nacional es “Muy Noble y Muy Leal”; con 613 millas cuadradas y poco más de 8 millones de habitantes. Esta ciudad moderna, metropolitana con una mezcla europea e indígena, es el hermoso lugar donde nació Fanny Miller. Una mujer de 5 pies de altura y de voz calmada, pero con una risa contagiosa, ella inspira fuerza y demanda gran atención en todos los ámbitos en los que se mueve. En esta edición inaugural de Celebrando Latinas Magazine celebramos a Fanny con una entrevista exclusiva donde nos habla de su trayectoria de vida y podemos conocer más a esta hermosa Latina con sabor a café y con el ritmo de una buena cumbia.

CLM: Cuéntanos de Fanny, la mujer. ¿Cómo llegaste a ser la mujer que eres hoy?

Fanny: Bueno, yo crecí con cuatro hermanos, somos cinco en total y a los trece años fuimos adoptados por mi tía Fanny Miller, es de ahí donde viene mi apellido. De niña en Colombia viví en un hogar donde fui abusada sexualmente, mi madre alcohólica y mi padre adicto a las drogas. Un mundo que a mi corta edad no podía entender, pero sí lo podía observar. De adolescente regresé a Colombia buscando mi camino, pero al no ver opciones decidí regresar a los Estados Unidos y como no tenía dinero tuve que conseguir trabajos por aquí y por allá hasta juntar suficiente dinero para el viaje. Después de los años y de la muerte de mi madre biológica me vi enfrentando la necesidad del perdón y del entendimiento de lo que como niña solamente pude absorber. Pude ver que había vivido mis años formativos en completo miedo y al entenderlo decidí, desde ese punto en adelante, que me reusaba a vivir con miedos, y eso ya nunca más me ha detenido. Aprendí a hablar de mi verdad sin miedo a ser juzgada, aprendí a perdonar a mi madre, pero también a mí misma. Mi tarea desde ese día fue buscar mi propia felicidad, y ahora eso se ha convertido en la necesidad de ayudar a otras mujeres a hacer lo mismo.

“Estoy enamorada de la vida”

CLM: ¿Cómo surgió tu carrera de empresaria?

Fanny: Cuando logré llegar a los Estados Unidos comencé a estudiar negocios mientras mantenía un trabajo en una tienda departamental. Yo vivía en el norte de San Diego, en el área de San Marcos y en 1989 se presentó la oportunidad de adquirir un periódico local, El Latino San Diego, y junto con mis hermanos y otros socios nos lanzamos en este proyecto, yo solo tenía 21 años de edad y lo tome como una oportunidad donde no tenía mucho que perder. Sin ninguna experiencia y con mi educación aun en desarrollo decidí comprometerme y sacar adelante el periódico.  A los pocos años el resto de los socios, incluyendo mi familia, se salieron del proyecto y tomé la decisión de quedarme el negocio, un riesgo que en el momento podía significar perderlo todo. Con treinta años de estar en el periódico, la creación de Celebrando Latinas Conference y ahora con el lanzamiento de la revista, me doy cuenta de lo mucho que ha cambiado mi vida y que haber tomado ese riesgo valió la pena.

CLM: Platicanos de esa evolución del negocio, ¿Cómo fue que nació Celebrando Latinas Conference?

Fanny: Me encontraba a los 38 años de edad con una vida perfecta, tres hijos, y un negocio exitoso; sin embargo, con una depresión enorme, físicamente cansada y con sobrepeso. En búsqueda de respuestas comencé a buscar talleres y seminarios para sanar y me di cuenta de que yo estaba presente para todos los demás. Cuidaba de mi familia, de mis amigos de mis empleados con dinero, tiempo y favores, lo cual drenó mi energía y mis recursos hasta que llegué a ese punto tan bajo. Me di cuenta que no me gustaba la persona en la que me había convertido. Puse un alto a todo y me dispuse a cuidarme a mí misma y a aprender a quererme. De ahí, de esa depresión tan enorme y la realización de aprender a cuidarme, surgió Celebrando Latinas Conference. Nació en mí el deseo de transmitir este mensaje a todas las mujeres Latinas que comúnmente cuidamos y atendemos a todos menos a nosotras mismas. Decidí que ese día estaría dedicado completamente a mimarnos, a disfrutar de un lugar hermoso como lo es el Hotel Hilton Bayfront, donde se lleva a cabo el evento durante el verano, y darles la oportunidad de aprender a cuidarse ya que la conferencia habla de salud, belleza y negocios. Durante la conferencia celebramos con música y bailamos.

CLM: Con un negocio tan demandante y tu visión de crecer, ¿Cómo encuentras el balance de ser madre?

Fanny: Bueno, yo decidí tener hijos a los 31 años, y tuve tres niños: Rubén, Gabriel y Diego. Ellos han sido mi gran motor. Además de ellos tres, hace cinco años el destino me llevo a adoptar a tres hermosas niñas: Casandra, Fátima y Esther. Durante una de las conferencias de Celebrando Latinas conocí a la mama de las niñas, quien estaba desahuciada a morir de cáncer y por lo tanto las niñas quedarían no solo huérfanas pero separadas puesto que nadie se podía hacer cargo de las tres. Yo batalle mucho con esa decisión de quedarme con ellas porque yo en realidad no podía. Después de mucho rezar y de pedirle a Dios que me guiara y me ayudara a tomar la decisión correcta, el mensaje fue muy claro y las niñas se quedaron conmigo. Al poco tiempo falleció su mamá. Desde el principio mis hijos las recibieron con mucho cariño y jamás he dudado de la gran bendición que son en nuestra casa. Entre todos nos ayudamos en la casa, todos los niños ayudan con la cocina, también vienen al periódico a ayudar y aunque es difícil mantener el balance, ya tenemos una rutina en la que me aseguro de darles su tiempo, pero también de tomar mi tiempo. Por ejemplo, todas las noches a las 9:00pm, a más tardar, las niñas se van a dormir y ese es mi tiempo que uso para escuchar música, o leer libros de diversos temas, desde negocios, superación personal o biografías; o bien ver mis programas favoritos de televisión que usualmente son del tipo de CSI.

CLM: Tu negocio revuelve principalmente en la comunidad Latina, ¿Qué significa eso para ti?

“Me rehuso a vivir con miedos”

Fanny: Yo crecí en el norte de San Diego, me considero primera generación emigrante, el sur de San Diego existen comunidades hispanas de tercera o cuarta generación quienes en realidad su cultura es de aquí. Yo pienso que por esto ser Latina para mi está al frente de mi personalidad y creo que mucha de mi audiencia se identifica con la raíz de nuestro origen. Por lo mismo para mí es muy importante que la comunidad hispana cuente con información y medios de comunicación en su idioma, ya que de otra forma no logran conectarse en la sociedad americana. Creo que lo que comenzó como un negocio a mis 21 años ahora se ha convertido en una responsabilidad, y en realidad un placer de poder brindar esta conexión Latina a la audiencia.

CLM: Con este lanzamiento de la revista, una vez más te reinventas como mujer. ¿Cuáles fueron los factores en tu vida que dieron pie a esta innovación?

Fanny: Yo ya tenía el gusanito de crear una revista desde hace algunos años, pero fue gracias a los mensajes que recibimos de las mujeres que asisten a Celebrando Latinas Conference que continuamente nos decían que un solo día al año no es suficiente, que necesitan una continuidad. Fue como decidí tomar el paso y finalmente convertir esa meta en realidad. Y de la misma manera voy a continuar abriendo el camino con talleres durante el año y eventos que promuevan ese apoyo a la mujer Latina.

CLM: Por último, ¿Qué mensaje nos quieres dejar a todas las Latinas que compartimos historias similares?

Fanny: Que aprendan a escucharse a si mismas. Las voces internas que nos decimos a diario, ya sean positivas o negativas, debemos aprender a escucharlas y a estar conscientes. Estar conscientes es una gran herramienta, para conocer tus debilidades y tus grandezas. No sentir lastima de ti misma sino reconocer todo lo que has logrado.

En el mes de noviembre Fanny tomo el importante puesto de Presidente de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas de Estados Unidos. Un compromiso que conlleva grandes responsabilidades de mantener al frente el periodismo dedicado a la comunidad hispana en el país que comúnmente es ignorada por otros medios.